2013-01-16

Guitarrón Chileno

INSTRUMENTOS MUSICALES DEL MUNDO
Cordófono, Pulsado
Citara
Chile, America


El Guitarrón Chileno es un cordófono que posee 25 cuerdas, agrupadas en cinco órdenes quíntuples y séxtuples a lo largo del mástil, presentando además cuatro cuerdas simples fuera de él, llamadas "diablitos". Este instrumento pertenece claramente a la familia de la guitarra, aunque su evolución exclusiva en Chile, le ha convertido en un ejemplo único dentro de dicha familia, debido a su gran número de cuerdas.

La afinación y modo de ejecutar lo emparentan más con los cordófonos renacentistas y barrocos, sobre todo con la vihuela y algo menos con los archilaúdes.
 
Su origen se remonta al menos a los comienzos del siglo XVII y que corresponde a uno de los instrumentos más representativos de la tradición musical chilena. Se lo utiliza para acompañar el Canto a lo Poeta, junto al cual se ha desarrollado. Es el instrumento musical preferido de payadores y cantores a lo divino, seguido de la guitarra traspuesta y el rabel.




El "tiro" del instrumento, es decir, la distancia entre ambos puentes, oscila entre 46 y 64 centímetros. El puente inferior necesita de una fijación muy potente para aguantar la enorme presión de las cuerdas metálicas, y por lo general suele estar ornamentado con unos adornos denominados "puñales".


Carlos Lavín en su libro "El Rabel y los instrumentos chilenos" menciona a este guitarrón como "uno de los mas originales del Nuevo Mundo" y como "una honrosa representación en América de la proliferación europea de instrumentos de cuerda de la Baja Edad Media y el Renacimiento".La historia del guitarrón Chileno esta ligada a la de los Payadores y sus llamados "Canto a lo Poeta", "Canto a lo Divino", "Canto de Velorio", etc., en la Provincia Cordillera, y principalmente en la comuna de Pirque.
Para muchos éste es un instrumento genuinamente rural, aunque en los últimos años haya vivido una recuperación de su práctica y construcción en zonas urbanas.

Si bien se le usa mayormente para acompañar entonaciones de versos a lo humano y lo divino, sirve también como intérprete de cuecas, tonadas, valses y polcas. Su carácter solemne, su renombrada antigüedad y la belleza de los recursos sonoros que posee, lo han convertido con los años en un perfecto acompañante para actividades ceremoniales, llevándolo desde las ruedas de cantores hasta las Misas en que va apareciendo cada vez con más frecuencia.

Está construido de madera y, como en la mayor parte de los cordófonos derivados del laúd y la vihuela, podemos distinguir cuatro secciones en su construcción:
  • Clavijero o pala. Pesado y muy largo, su tamaño le permitir dar sostén a 21 cuerdas con sus clavijas. A veces se adorna con tallados.
  • Mástil o mango. Más ancho que el de la guitarra, aloja por lo general 8 trastes. Hoy dispone de una entrastadura metálica pero en los modelos más antiguos era de tripa movible tal como se practicaba en el Renacimiento, es decir, varias cuerdas se torcían juntas y se hacían pasar por un par de muescas a cada lado del mástil, para luego atarse formando una trenza o chapecao en el dorso del mango.
  • Cuerpo o caja. En su construcción más tradicional la caja es de menor tamaño que la guitarra actual pero de mayor altura. De forma avihuelada, ostenta una boca sencilla aunque algunos ejemplares muestran rosetones decorativos. Resulta llamativo el puente, que dispone de extensiones vistosas llamadas puñales que amplían su sustentación en la tapa. También son notables los clavijeros auxiliares a cada lado del mástil, que tensan cada uno un par de cuerdas agudas (diablitos).
Está conformada por cuerdas metálicas o alambres y por cuerdas entorchadas o bordones. Tal como en los instrumentos europeos mencionados previamente, estas cuerdas se agrupan en órdenes u ordenanzas, aunque con mayor número de cuerdas por grupo. En el mástil se cuentan 5 órdenes de entre 3 y 6 cuerdas, cada orden afinado al unísono o en octavas. 

La afinación es en intervalos de cuarta salvo entre el II y III orden en que corresponde a una tercera. La característica más distintiva del guitarrón es la de los diablitos o tiples, cuatro cuerdas agudas dispuestas fuera del mástil, desde los clavijeros auxiliares de la caja hasta los costados del puente y que pueden hacer recordar a las tiorbas.
 
Para mas infromación aqui tienen un enlace:
http://www.payadoreschilenos.cl/media/publicaciones/guitarron_chileno.pdf 






http://es.wikipedia.org/wiki/Guitarr%C3%B3n_chileno




Licencias:

6 comentarios:

  1. lol XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD quiero una de esta

    ResponderEliminar
  2. Hoy mirando al chango por la tele, vi por primera vez un guitarrón chileno, soy luthier pero jamas tuve la oportunidad de conocer ese hermoso instrumento, veré si puedo encontrar un plano de medidas para comenzar a construirlo, esta noche no podre dormir pensando en la cantidad de cuerdas que lleva.

    ResponderEliminar
  3. Dice que tiene 25 cuerdas pero si las cuentas son 24??? O estoy equivocado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas equivocado, son 25. Cuenta las clavijas.

      Eliminar