2012-10-27

Rabab, Rebab, Rebap, Ribab, Errabab

INSTRUMENTOS MUSICALES DEL MUNDO
Cordófono, Frotado
Instrumentos de Arco
Marruecos, Argelia, Africa


Esta fotografía de Juan Hormaechea muestra un Errabab o Rabab de la Colección Luis Delgado en el Museo De la Música de Urueña, también mostrado en el Museo Virtual.
Consiste en un Rabel y aunque no en todos los casos, todo su cuerpo es una caja de resonancia, cubierta en parte por una piel y el resto de madera, curiosamente al igual que un lejano pariente, el Rabab Afgano, que tambien se cree que en la antigüedad pertenecia a la familia de los frotados.

Solo tiene 2 gruesas cuerdas de tripa de carnero, y se podría decir que carece de mástil, puesto que las cuerdas se presionan con los dedos en el aire, sin tocar la tapa de resonancia, sistema similar al sarangi de la India, la Lyra Cretense, Jouhikko (Noruega), etc... 
El rabab se apoya sobre la pierna derecha en posición vertical.

Esta emparentado muy de cerca con el
Rebab, Rebap, Rabab, Rebeb, Rababah, Rebaba o Al-Rababa y el Kamancheh, Kamancha, Kemanche, Kemenche de oriente medio.

Version electroacustico del Ribab


Texto de Luis Delgado:
Instrumento peculiar donde los haya, solo consta de dos gruesas cuerdas de tripa de carnero, y se podría decir que carece de mástil, puesto que la caja armónica se extiende por toda la estructura del instrumento, pasando incluso por debajo de las cuerdas. Esto lo suele aprovechar el artesano para realizar preciosos calados y celosías que, dando salida al sonido, se decoran profusamente con incrustaciones de marfil, nácar y maderas nobles. Las cuerdas se presionan por tracción tangencial, con los dedos en el aire, sin tocar el inexistente diapasón. Un sistema similar lo hallamos en el lejano sarangi de la India. El arco es muy corto y enormemente recio, careciendo de flexibilidad. La tensión de las crines se produce con los dedos del intérprete.

Para su interpretación, se apoya el rabab sobre la pierna derecha en posición vertical, levemente inclinado hacia el hombro opuesto. Por las limitaciones técnicas del instrumento, el músico se ve obligado a realizar una simplificación de la melodía que resulta enormemente interesante y esclarecedora cuando se aplica a la música medieval.

En el Codex Princeps, de las Cantigas de Alfonso X El Sabio, encontramos la representación de un rabab de la época, idéntico al magrebí de nuestros días. Se trata de la numero 110, donde dos sonrientes intérpretes, ricamente ataviados, tocan sendos rababs. Este instrumento se ha conservado admirablemente en Marruecos, sin cambiar ninguna de las características de su morfología. Afirma Patrocinio García Barriuso, que "penetra en Marruecos procedente de la España musulmana, siendo aquí importado del Oriente".
Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario